Posteado por: joseandresgallego | 25/02/2012

Vía Perú, desde Cantabria?

Leo en la web del historiador José Antonio Benito un comentario anónimo a este blog nuestro que dice así:

Relatos:
Desde mi niñez (Tengo 76 años) vine oyendo y escuchando lo que al respecto relataban las personas a la sazón adultas y muy mayores, sobre lo acaecido en mi pueblo natal, Revilla de Camargo, Cantabria poco antes de que estallase la guerra civil española (antes de 1936). De lo que más se me grabó en la memoria -que incide en esto- está lo que aquí procede narrar:

-Una noche, a altas horas de la noche, llaman unos desconocidos en la puerta principal de la casa-vivienda del señor cura párroco, sita anexionada a la ermita y capilla de Nuestra Señora La Virgen del Carmen de Revilla de Camargo; casa vivienda y capilla interiormente se comunicaban y comunica y, desde la capilla, por su parte posterior, se sale por una puertecilla al exterior, que comunica a un vial y acceso a la casa y establo de un vecino. Todo esto tuvo lugar en aquellos tiempo en que mataban a los curas y, en aquél caso, el cura del lugar y sitio de esta narración, don Isaías Navarro Pumera, aterrorizado que duda cabe, tomó la decisión de no contestar aquella insólita llamada y se escabulló atravesando el interior de la capilla y, por la sacristía, salió por la citada puertecilla y de incógnito se metió en el establo entre el ganado de aquel vecino, llamado don Pedro Gómez -apodado Pedro Kilos-, quién se despertó oyendo todo el desasosiego producido por el ganado ante la presencia del señor cura y, al ver lo que pasaba y la motivación de ello, entró al señor cura en su vivienda y le protegió y, al instante, aquellos desconocidos llamaron en casa del susodicho vecino pronunciando su nombre -Pedro- y preguntándole por el cura, a lo que les contestó que por qué iba a saber del cura, que tenía una vaca enferma y, en aquel momento, estaba pendiente de ella. Pero, si querían, que pasasen; les invitó, pero aquellos se fueron sin decir mas. Entonces el BUEN VECINO DON PEDRO GOMEZ -Pedro Kilos-, de Izquierdas significado, le dio sus vestimentas de paisano al Señor Cura y don Isaias Navarro Pumera vestido de paisano tomó el primer tren de la mañana en Maliaño y se fue a Bilbao, donde estuvo como un paisano más. Luego de terminada la guerra, los hijos del buen vecino don Pedro Gómez (salvador de la vida de aquel señor cura) estuvieron mucho tiempo presos y la gente no amiga del cura decía que el cura no había intercedido por ellos; yo, conocedor como conocí a don Isaias, me inclino en pensar -siempre lo pensé- que don Isaías quizá consiguió que los hijos de aquel buen vecino no pasasen males peores, sin tener que dar noticias al pregonero: Solo Dios sabe a cuántos libró don Isaías del fusilamiento?. ¡¡¡Que Dios les tenga en su Santa Gloria y que en paz descansen!!! Es mi deseo.


Responses

  1. Bueno, si soy sincera y confesando previamente mi tendencia a ser estricta con lo histórico, aquí, en esta anécdota se reconoce una de tantas asistencias que fueron heroicas por las circunstancias que atravesaban los protagonistas, mientras que se da sólo por supuesto el buen hacer posterior del superviviente heroicamente salvado. Como esta hay muchas anécdotas parecidas. Que tendremos o no tendremos la suerte de conocer, porque pocos se interesaron por el proceder valiente de los desconocidos. Un día veremos, es de justicia, esas corrientes de bienhechores que sacaron y escondieron gente perseguida, que alimentaron y asilaron, que compartieron, que olvidaron diferencias. Será la versión del “bien oculto” a la Historia.

  2. Me llega esto por Facebook:

    Muchas veces tenemos grandes ambiciones en torno a nuestras propias labores como escritores de historias, y de lo que se trata es de responder aquella pregunta que martillea a todo colega “Papá, explícame para qué sirve la historia”. Respondiendo un post del correcto historiador José Antonio Benito, insignia de la U. Católica Sedes Sapientae, está otro gran maestro de quien me precio llamarme amigo y alumno, José Andrés-Gallego. En la Guerra Civil española fueron martirizados muchos católicos, tanto del clero como laicos de a pie. El propio Josemaría Escrivá muchas veces transitó con peligro de su vida las calles de las ciudades españolas para administrar sacramentos y confesiones a sus hijos, como lo haría un sacerdote que no abandona a su rebaño. Oremos los unos por los otros. Saludos. Jc.

    • Gracias, Juan Carlos. Felizmente, fueron muchos los sacerdotes que se jugaron la vida así, y no pocos los “rojos” que también se la jugaron por defenderlos. Bueno es que oremos los unos por los otros, claro. Pero yo me apunto a que tercien por mí ante Dios los unos y los otros.
      Un abrazo!,
      jag


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: