Posteado por: joseandresgallego | 22/05/2012

Lo que propuse en 2010 sobre el Valle de los Caídos

1. Nos parece que debe ser sometido a estudio y, en su caso, a debate lo que viene afirmándose sobre el origen del Valle de los Caídos y la procedencia de destruirlo o de cambiar su finalidad. Como historiadores, lo hemos estudiado y hemos llegado a las conclusiones siguientes.

a. La afirmación de que el monumento fue construido por 20.000 presos políticos en condiciones de esclavitud o trabajos forzados y pésimas condiciones de trabajo no se corresponde con lo que han llegado a concluir quienes han investigado ese hecho sobre los documentos que hay disponibles hasta este momento. Según ellos, la construcción duró seis años y los constructores trabajaron en tandas, ninguna de las cuales pasó de quinientas personas a un tiempo.

b. De ellas, según la documentación disponible, la mayoría estaba formada por trabajadores libres, claro es que asalariados. El número de reclusos que tomaron parte en la construcción debió oscilar entre 2.000 y 2.500 personas y había, entre ellos, tanto presos políticos como presos comunes. Fueron más los primeros –los presos políticos- hasta 1946, y más, en cambio, los presos comunes desde ese mismo año.

c. Cobraban todos: trabajadores libres, presos comunes y presos políticos. Para estos últimos, un día de trabajo suponía la redención de seis días de condena. De ahí que sea verosímil que, como aseguran las fuentes conocidas, si no todos, muchos se prestaran a ello voluntariamente. Se sabe de algunos que lo hicieron también para ver la posibilidad de escapar, aprovechando la naturaleza del lugar donde trabajaban, y, de hecho, escaparon.

d. Si las afirmaciones que se han hecho en otro sentido –como lo referido a que fueron 20.000 los presos políticos y que estuvieron sometidos a condiciones de esclavitud-, proceden de documentación fehaciente, todos los españoles tenemos derecho a conocerla.

2. Teniendo en cuenta el sinnúmero de monumentos artísticos que hay en todo el mundo en los que sí consta de forma fehaciente que trabajaron esclavos y cuya demolición no se le pasa a nadie por la cabeza, sean las pirámides de Egipto o la Gran Muralla, no cabe obviar la naturaleza precisamente artística y monumental del Valle de los Caídos, ni el hecho –enormemente significativo- de que sea uno de los lugares más visitados de España. Destruir monumentos de esa envergadura –incluso aquellos que proceden de la barbarie de una guerra- es, en realidad, otra barbarie.

3. Los impulsores de la construcción del Valle de los Caídos, lo presentaron como un símbolo de reconciliación, razón por la cual dieron sepultura en él a soldados de ambos bandos, y allí siguen sus restos. Lo que procede, por tanto, es hacer que sea real esa reconciliación y que el Valle de los Caídos sirva aún más para ello. Su carácter mortuorio es el más apropiado, a nuestro juicio, para un monumento destinado a la reconciliación que sigue a una guerra civil. Es desde luego justo que, a los familiares de los enterrados en el Valle de los Caídos, se les mantenga lo que ya tienen, que es el derecho a trasladar los restos a otro lugar, si es que lo desean, y que se dé asimismo la posibilidad inversa a quienes quieran, claro es que sin que lo uno o lo otro suponga un nuevo dispendio económico. En cuanto al hecho de que Franco quisiera que lo sepultasen allí, es de rigor respetar la voluntad de los muertos, sean quienes fueren, siempre que sea posible. Lo que procede en este caso, a nuestro entender, es dar la misma posibilidad de que los descendientes de Manuel Azaña –jefe del estado republicano durante la guerra- depositen también sus restos en el Valle de los Caídos. Azaña dio, de otra forma, su voluntad de reconciliación cuando, al final de su vida, decidió libremente morir en el seno de la Iglesia católica.

4. No queremos ocultar que nuestra primera impresión –evidentemente, provisional- ante las asociaciones concretas que han hecho mayor eco a aquella otra versión de lo sucedido –la de los 20.000 presos políticos sometidos a esclavitud- es que se trata de grupos financiados con cargo a los presupuestos del estado y, concretamente, de lo previsto en la ley de la denominada Memoria Histórica. Tienen doble obligación, por lo tanto, de probar lo que dicen. Viven a costa de todos los españoles. Y, en todo caso, deben ser consecuentes con lo que los españoles necesitamos en este momento, que es conseguir que tengan trabajo los millones de personas que no lo tienen, en parte porque el dinero se destina a otras cosas bastante menos urgentes y, en ocasiones, menos dignas.

5. En último término, se trata de que se callen de una vez aquellos a quienes el socialista Zugazagotia (fusilado por los nacionales en 1940) llamó “jugadores de la política”, que suelen impulsar odios en la sociedad por medio de lo que otro socialista eminente, Julián Besteiro –que murió ese mismo año en la cárcel- llamó “Himalayas de mentiras”. Que lo dijeran dos personas que iban a morir precisamente en la represión que siguió a la guerra no quita fuerza a sus palabras, sino todo lo contrario: invita a empeñarse en acabar con cualquier dialéctica de revancha y mentira.


Responses

  1. Me parece muy bien casi toda tu exposición de los hechos y tus opiniones, con una salvedad importante. Franco NO quiso ser enterrado en el Valle de los Caídos y nunca contempló tal posibilidad. Fue una orden directa del actual rey Juan Carlos I previa autorización de la familia del Caudillo. En cualquier caso Franco tiene perfecto derecho a estar allí enterrado, pues es teadición cristiana que los promotores, impulsores y mecenas que intervienen en la construcción de un templo puedan reposar en su interior al fallecer.

    En cambio, la idea que propones de enterrar allí a Azaña, si bien es cierto que se arrepintió de su apostasía y murió en el seno de la Iglesia, no tiene ningún sentido, a la luz de las condiciones necesarias para yacer en el Valle: ser español, haber muerto en la guerra civil y ser católico. Azaña no murió en la guerra civil y, a diferencia de Franco, no fue partícipe de la construcción de aquel templo, por lo que ni esta condición cumple.

    Como buen exiges a los vividores de la desmemoria histérica debieran probar todos sus argumentos y afirmaciones, pero no pueden, porque todas sus aspiraciones de imponer mentiras se basan en otras mentiras. Están en ese juego porque hay dinero fácil y no encuentran verdadera oposición a sus manipulaciones de la verdad. Ésta es la memocracia que tenemos hoy en España.

    • A mí no me parece tan descabezado enterrar allí a Azaña, era español, fue “la cabeza del estado saliente” mientras “Franco se iba definiendo como la cabeza de estado entrante” y murieron ambos después de la guerra civil.
      Yo como española, firmaría ese proyecto de mausoleo a las víctimas de la guerra y a sus líderes, por quiénes murieron.

      También tengo que aclarar que como nací postfranquista voy a seguir durmiendo igual de bien con o sin mausoleo. Lo único que me avergüenza es que nos deshagamos de una obra de arquitectura como es el Valle sólo porque algunos duerman mal pensando en su sóla existencia. A ver si ya despejamos un poco las cabezas, los corazones y, sobre todo, esos estómagos ulcerosos que no pueden oir que haya una oposición a su sensibilidad política, eternamentee perseguida y herida.

      Mis vivencias no tienen nada que ver con los casposos. El invierno pasado fuí con una amiga catalana hasta la médula a conocer las esculturas de la base de la Cruz, saltándonos todas las prohibiciones, es cierto, y todas las vallas, también es cierto, y quedamos sobrecogidas por el mar de nubes que se extendía a los pies y las megaesculturas de los evangelistas. Y disfrutamos del espectáculo. Y porque nos gustara todo aquello ¿somos fachas? pues va a ser que llegan tarde los que nos tilden de ello porque nos da sinceramente igual esa cantinela del pasado. Es ya aburrido el extertor de los que se anclan en la guerra. Seguís llegando tarde los que queráis tacharlo de monumento político, porque esa historia ya no es nuestra guerra y lo único que hacéis es el ridículo discutiendo cosas que ya no tienen cabida en la problemática actual. Dejad de ver cadáveres donde hoy las nuevas generaciones vemos arte. Y si no sóis ya capaces de pensar en positivo, dejadnos construir a nosotros sobre vuestro pasado.

      • Me parece divinamente que pienses así y lo digas. En estos días, he sufrido una agresión verbal realmente grave por el intento de rescatar la memoria de un hombre cabal que fue víctima de la represión franquista. Y la agresión… ha procedido de quien querría que no subrayara eso -que fue un hombre cabal-, sino que ahondase en las heridas que se le causaron y que el supo afrontar mirando por encima de la tragedia. Un beso.

      • Cambio de tercio y anuncio una cosa divertida. En Telemadrid, en la 2, proyectan una serie sobre la Guerra. Conozco a las personas que lo llevan adelante; son historiadores profesionales, como yo, y, por lo poco que sé, deduzco que buscan “actores” cuya vida encarne de algún modo -claro es que a su juicio- el papel que hay que representar. Conozco a varios de quienes han intervenido; son profesores universitarios; alguno, empresario o abogado; en ningún caso, creo, profesionales del teatro. Pues bien, se les ha ocurrido que haga yo… de Unamuno!!! Y el caso es que, al releer lo que le sucedió (el famoso episodio de Salamanca), me he vuelto a sentir, ciertamente, identificado con él en gran medida. No me pidáis que concrete en qué medida no; porque no lo he pensado y me parece inútil.

        A los productores les he advertido que mi barba no es puntiaguda como la suya y que, aunque eso se puede corregir, lo que no hay forma de cambiar es la nariz, que era, en su caso, aguileña. Pero el sentimiento de indignación sí lo comparto, la verdad, tamizado -eso sí (y pese a quien pese)- por el deseo de caer en el ostracismo antes que venderme a ningún postor, ni de derechas ni de izquierdas, ni decir ninguna palabra que sirva para alimentar odio alguno. No es lo mío ni quiero que sea.

        Perdonad el exabrupto.

  2. Gracias por contar la HISTORIA del Valle de los Caidos,con claridad y sin “acritú”, me he informado de muchos detalles e informaciones que por ser persona de a pié nunca supe con rigor sino por habladurias que nunca son las verdadesras. Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: